Valora este artículo

La vida nos ofrece ocasiones únicas en las que si las aprovechas bien, consigues más de lo que cualquier otra persona hubiera conseguido en otro momento diferente. Este fue el caso de la empresa de juguetes Mattel, cuyo objetivo era conseguir concienciar a la gente, por muy poco que sea, de lo peligroso que es la mezcla de beber y conducir.

Mediante los famosos coches Hot Wheels y la creatividad de la agencia Ogilvy & Mather sitiada en Bombay, consiguieron de una manera muy original y la vez fácil, llevar a cabo una acción que sí conseguía los objetivos planteados por la marca juguetera.
La acción trataba en la entrega de unos pequeños llaveros por parte de los aparcacoches a la salida de una discoteca, que eran incluidos en las llaves de los coches, y dichos llaveros eran los coches Hot Wheels aparentemente destrozados como si hubiera sufrido una accidente, e incluían también una pequeña tarjeta en la que se podía leer un mensaje concienciador; seguidamente, también se podía leer un copy bastante directo, que decía así: «Incluso un pequeño trago es suficiente», y lo acompañaba un número de teléfono de un servicio de chóferes, para así facilitar el transporte a las personas y no tener que hacer uso de sus vehículos si previamente han ingerido alcohol.

Llaveros Hot Wheels Publicidad de Guerilla

Esta es una manera muy elegante de concienciar a un grupo de personas que salían de una discoteca, y de impactarlos y crear un buen recuerdo de marca. Una oportunidad que supo aprovechar a la perfección la marca juguetera, con un único «pero», que no se acercaba de una manera muy clara a su público objetivo, pero que con el eco que pudo producir la acción, fue muy valiosa, y lo más importante de todo, ayudó a prevenir cualquier accidente, y concienciar al mismo tiempo.