Siempre he escuchado y me han enseñado, que la primera imagen es la que más vale; ahora bien, si hablamos de la primera imagen, nos referimos al primer punto de contacto con la supuesta imagen. Este punto de contacto, es de vital importancia mimarlo todo lo que se pueda, ya que esa primera impresión, será recordada como la que más.
Pues bien, la agencia Ogilvy con sede en Alemania ha querido aprovechar del todo ese primer punto de contacto, y para ello aprovechó una impactante imagen. ¿Te imaginas que llegas a la estación de tren, con una sonrisa de oreja a oreja porqué te vas de vacaciones, y en la espera, te encuentras a un chico encima de una cama de hospital, con todos los artilugios únicamente propios de ver en un centro médico? Así  de impactante fue la acción desarrollada, con el fin concienciar a la población alemana de la importancia de donar órganos. La acción se trataba de la colocación de un chico encima de la cama (no era un actor, sino una persona que verdaderamente llevaba más de 7 años esperando la donación de un órgano , conectado a las maquinas hospitalarias, y en el monitor de estas, se podía leer un copy bastante claro, que decía: «Algunos de nosotros esperamos demasiado tiempo para la donación de un órgano  ayuda con una tarjeta de donante de órganos» y cerraba con la dirección de la fundación.
Una impactante acción, que debido al estado de shock que produce, no pasa desapercibida.

¿Qué opináis sobre la acción?, ¿ creéis que el primer impacto directo es siempre efectivo?