Un fenómeno muy común en la vida de un publicista, es el tener que explicar desde bien joven el sentido que tiene su profesión, ya que las confusiones son muy habituales. No sería la primera vez que escuchamos que los publicistas se dedican únicamente a realizar los spots que salen en la televisión, o que crean los anuncios de la radio…y un sinfín de mitos que existen en las mentes de gran parte de la sociedad. En parte, este fenómeno tiene mucho sentido, porqué no tienen el deber de conocer exactamente de qué se trata la profesión de publicista. Hasta aquí todo para ético y correcto; el problema surge, cuando una vez se dice que los publicistas se dedican a todos esos mitos carentes de fundamentos y conocimiento alguno por parte de los emisores, éstos mismos dicen la famosa y tan conocida frase de: «la publicidad es muy sencilla, es sólo tener una buena idea y ya está, no es más”. Aquí es el momento que los nervios de un publicista se empiezan a alterar, las neuronas se ponen el traje de luchador y se empieza a creer que la paciencia es una prestigiosa actitud que sólo poseen unos pocos afortunados.
Si, es muy habitual este fenómeno, y lo peor de todo, es que agradecidamente, a la mayoría de profesionales que nos  dedicamos a la publicidad nos genera frustración, pero somos conscientes de que no vale la pena darle la mínima importancia, y poco después de pasar por el aro, nos damos cuenta que el problema no es nuestro, sino de aquellas personas que no conocen la verdadera y genial profesión que es la publicidad.
Después de decir esta reflexión, me encantaría  mostraros este vídeo que ha llevado a cabo la agencia Young & Rubicam para conmemorar los 30 años de los Premios Lapiz dePlatino que organiza y ofrece DossierNet.