Los tiempos de bombardear a tu cliente con impactos de publicidad están quedando atrás. Aunque mirando la tele no te hayas enterado, el costo de los spots publicitarios es tan alto que un negocio que comienza no puede permitírselo y, seamos francos, televisar e incluso radiar un anuncio no garantiza que vas a llegar a tus clientes potenciales.

Por otro lado, hacer marketing en Internet es más sencillo y muchísimo más barato… y a la larga, mucho más efectivo. La razón es simple: mientras un anuncio por televisión dura segundos y se transmite en un solo canal de un solo país (y cuesta una millonada hacerlo de alcance nacional), la publicidad online trabaja para ti las 24 horas todos los días de la semana, y puede atraer clientes desde cualquier parte del mundo.

Un cambio de enfoque necesario

La publicidad tiene que adaptarse a los tiempos. Con las crisis, ya el cliente no cree ciegamente en la palabra de las empresas. Se acabó el tiempo en que las compañías creaban un producto y luego se lo restregaban por las narices al consumidor hasta que se lo compraba.

Ahora es el cliente quien manda, porque él es el que tiene el dinero. En lugar de bombardearlo de anuncios, hay que esperar que él se acerque a nosotros y se interese en el producto o servicios que vendemos. Entonces, lo convencemos que nos compre demostrándole (no diciéndole) que somos expertos en la materia y puede confiar en nosotros. Luego, ya él decide si comprar.

¿Te parece largo y complicado? Puede ser, pero en ese intermedio adquirimos un bien de mucho valor: la fidelización. Cuando el cliente necesite algo similar, no va a pasar el mismo proceso de “enamorarse” de una empresa, sino que recurrirá directo a ti. Y eso no es todo: si cumples sus expectativas y recompensas su fidelidad, te recomendará a sus amigos. El mejor cliente es el que regresa, y acompañado.

¿Qué tiene que ver esto con el marketing de contenidos y el inbound marketing?

Marketing de contenidos es todo el material que pones en tu sitio, redes sociales, empleas en campañas de correo electrónico, etc. A su vez, es un subconjunto de las técnicas de Inbound Marketing. También llamado marketing de atracción, es la vía por la que el cliente te encuentra, se interesa en tu propuesta, le convences, te compra y se fideliza.

¿Complicado, difícil…? Pues, para tu  sorpresa, llevo 400 palabras haciendo inbound marketing. Si has leído hasta aquí no solo ya tienes una idea de qué es el marketing de atracción y contenido, sino que debes estar pensando cómo implementarlo en tu negocio.

Puedes tomar el camino difícil y hacerlo solo, o contratar mis servicios. No solo tengo las titulaciones o certificados necesarios, sino que cuento con una vasta experiencia en el tema y la retaguardia de un equipo de redactores de contenido especializados por materias.

Puedo hacerte perder el tiempo y comenzar a encandilarte con palabras atrayentes como aumento de tráfico, funnel de compra, fase durmiente, fidelización, marketing digital estratégico y muchos otros detalles, que ahora no vienen al caso.

Porque es tiempo de conversar de lo que cuenta: cuáles son tus necesidades, tus expectativas y como desde Manueling podemos ayudarte no solo a atraer más clientes a tu sitio, sino que estos se transformen en clientes habituales y embajadores de tu marca. Estoy seguro que podemos encontrar juntos una solución efectiva y acorde a tus necesidades.

¿Hablamos de Inbound Marketing?

2 + 5 =