Un Aumento proporcional de los anuncios de perfume en la televisión, es sinónimo de que la navidad se aproxima. Este fenómeno proviene ya de hace muchas décadas atrás, cuando los primeros empresarios y publicitarios, connotaron que para la Navidad, había un  porcentaje elevado en consumo de perfumes, y esto en mi opinión tiene una sencilla explicación, uno de los regalos más fáciles de acertar y con una garantía de uso muy alta, son los perfumes. Ya se pueden tener problemas de empacho, de tiempo por comprar los regalos o de que no se puede entrar en la cocina porqué la habitan sólo los platos sucios, la cuestión es estar bien perfumados en Navidad.

Pues bien, me refiero a los perfumes, porqué a parte de su elevada frecuencia de anuncios en fechas previas y durante la navidad, existe un peculiaridad que se debe de tener muy en cuenta. ¿Os habéis parado a pensar, lo difícil que puede ser exponer las ventajas de un aroma, en un formato en el que sólo actúan los sentidos visuales y auditivos? Esta es la gran cuestión de todos aquellos creativos que reciben toneladas de encargos de la industria de lo perfumes; como se podrá tocar el sentido olfativo mediante formatos audiovisuales. 

La creatividad tiene un factor clave, ya que se debe de plasmar un contenido dentro de los anuncios, que despierte el reclamo ante un perfume. Son muchos y diferentes anuncios, pero todos suelen tener una peculiaridad:
Una de ellas es transmitir diversos estilos de vida. La idea de esto, es que una vez el consumidor pruebe, compre o piense adquirir la fragancia, llegue a sentirse en la situación que previamente a visto en el spot publicitario, de la manera que se siente identificada. Como si fueses a comprar un perfume, y pienses que vas a ser rico, tienes un coche descapotable, y vas a ser la persona más guapa del mundo.

Otra peculiaridad es la idea de plasmar imágenes fascinantes, que transmiten millones de cosas buenas, con la única intención de tocar tu imaginación, y así poder sentirte que al probar la fragancia, vas a a estar en un mundo lleno de lugares y situaciones fantásticas.

Por último está es la idea de las cuerpos espectaculares mostrados en los anuncios. ¿Quién no ha picado, y por un momento a pensado que llevando cierto perfume, vas a salir de casa y vas a atraer a toda persona de tu sexo opuesto? Estos tiene una intención muy clara, generar situaciones de atracción por parte del sexo contrario. Una efectiva manera de tocar cierta fibra sensible del cerebro, generando la idea de que consumiendo la fragancia vas a triunfar como la Coca Cola.

Como he mencionado al principio, la publicidad televisiva de perfumes en Navidad, tiene mucha historia desde hace muchos años atrás, por ello, os muestro aquí una serie de anuncios desde el año 1976, hasta la actualidad, que seguro que recordáis y sentís un poco de añoro:






Si te ha gustado esta publicación, la puedes compartir en Facebook, Twitter o Google+


Con la tecnología de Blogger.